Para una mejor experiencia, cambie su navegador a CHROME, FIREFOX, OPERA o Internet Explorer.
Contrato de alquiler o arrendamiento

Contrato de alquiler o arrendamiento

Como propietario, a menudo se espera que lo sepa todo, ya sea que administre propiedades y alquileres a tiempo completo o que alquile una sola propiedad como una forma complementaria de ingresos. Cualquiera que sea el caso, a menudo, los términos «contrato de arrendamiento» y «contrato de alquiler» se utilizan indistintamente para significar lo mismo. 

Pero los términos pueden referirse a dos tipos distintos de acuerdos en algunos casos. Tanto los arrendamientos como los contratos de alquiler son contratos legalmente vinculantes con propósitos muy relacionados. A continuación, repasaremos las definiciones clave de un contrato de arrendamiento o de alquiler.

¿Qué es un contrato de alquiler o arrendamiento?

Un contrato de arrendamiento es un contrato que firman el propietario y el inquilino cuando un inquilino desea alquilar una propiedad comercial o residencial.

Un contrato de alquiler residencial a veces también se denomina:

  • Contrato de arrendamiento
  • Contrato de arrendamiento de alquiler
  • Contrato de renta
  • Contrato de alquiler de apartamento
  • Contrato de alquiler de casa
  • Formulario de arrendamiento

Un contrato de arrendamiento residencial es un contrato de arrendamiento que es específico para propiedades residenciales de alquiler y se utiliza para describir los términos y condiciones de un arrendamiento, incluidos los derechos y obligaciones del propietario y el inquilino. Se puede utilizar para varios tipos de propiedades residenciales, incluidos apartamentos, casas, condominios, dúplex, casas adosadas y más.

¿Qué se incluye en un contrato de alquiler residencial?

contrato de alquiler residencial

Los propietarios que utilizan el contrato de arrendamiento residencial con la opción de utilizar un contrato estándar o integral.

Los arrendamientos de alquiler estándar generalmente incluyen:

  • Información de contacto del propietario y el inquilino
  • Detalles de la propiedad (dirección, pies cuadrados, servicios, etc.)
  • Detalles del arrendamiento (el tipo de arrendamiento, la duración del plazo, etc.)
  • Detalles del pago del alquiler (monto adeudado, frecuencia de pago, cargos por pagos atrasados, etc.) y otra información de pago (como detalles sobre un depósito de seguridad)
  • Derechos y obligaciones de alquiler para el propietario y el inquilino
  • Otros detalles como los métodos de resolución de disputas (mediación, arbitraje o ambos), si hay incentivos para firmar para el inquilino y si existe una opción de compra (a veces llamada alquiler con opción a compra) y / o una opción de renovar el contrato de arrendamiento

Con el contrato de alquiler integral, los propietarios también pueden:

  • Especifique si la propiedad está amueblada o no, con la opción de incluir una descripción
  • Identificar a un administrador de la propiedad que se encargará de la propiedad en nombre del propietario.
  • Permitir que un inquilino opere un negocio desde casa en las instalaciones
  • Incorporar un depósito o tarifa por mascota
  • Incluya información sobre un garante (un tercero, como un padre o un amigo cercano, que acepta cubrir las obligaciones financieras en caso de que el inquilino no pague el alquiler)

Tanto el inquilino como el propietario deben guardar una copia del acuerdo firmado para sus registros.

¿Quién necesita un contrato de arrendamiento residencial?

Al entrar en cualquier tipo de circunstancia de alquiler residencial, debe asegurarse de tener un contrato válido que describa sus derechos y responsabilidades como propietario o inquilino.

Varias personas u organizaciones pueden encontrar útil este documento, como:

  • Propietarios que buscan inquilinos
  • Inquilinos que buscan una casa para alquilar
  • Propietarios, administradores de propiedades y servicios de colocación de inquilinos
  • Individuos que alquilan propiedades residenciales a familiares y / o amigos
  • Inquilinos o propietarios que buscan alquilar una propiedad con opción de compra.

¿Debe finalizar mi contrato de arrendamiento en una fecha determinada?

Antes de crear un contrato de arrendamiento, los propietarios deben decidir si quieren que el arrendamiento finalice en una fecha determinada o no.

Un contrato de arrendamiento con una fecha de finalización predeterminada, generalmente llamado contrato de arrendamiento a plazo fijo, es cuando el inquilino acepta alquilar la propiedad por un período de tiempo determinado a un precio fijo. 

Este tipo de arrendamiento utiliza fechas del calendario para especificar el inicio y el final del arrendamiento. Al final de un contrato de arrendamiento a plazo fijo, el propietario y el inquilino pueden firmar un nuevo contrato con fechas e información actualizadas o seguir adelante.

Un contrato de arrendamiento sin una fecha de finalización, generalmente llamado arrendamiento periódico o arrendamiento de renovación automática, es cuando el contrato de arrendamiento se renueva automáticamente después de una cierta duración (por ejemplo, cada mes, seis meses o año). 

Con este tipo de contrato de arrendamiento, el arrendador y el inquilino alquilan hasta que una de las partes proporcione el aviso correspondiente que significa que quieren que el contrato termine.

Ambos tipos de arrendamientos conllevan sus propias ventajas y desventajas, dependiendo de la situación en la que se utilicen.

¿Cómo alquilo una habitación en mi casa?

Mediante un contrato de arrendamiento, los propietarios pueden especificar que están alquilando una habitación en lugar de una unidad completa. Con un contrato de arrendamiento de habitación en vigor, los propietarios pueden estar seguros de que los inquilinos comprenden sus derechos y obligaciones, incluido el monto del alquiler, la fecha de vencimiento, las áreas de la propiedad a las que pueden acceder y más.

Debido a que los propietarios y los inquilinos ocupan las mismas instalaciones, es importante que los propietarios discutan los límites y las expectativas al comienzo del arrendamiento, por ejemplo, cuándo un propietario puede ingresar legalmente al espacio del inquilino, qué reglas de la casa están vigentes y cómo se harán cumplir. cómo se tratará a los invitados, y más.

¿Qué significa alquilar con opción a compra?

alquilar con opción a compra

El alquiler con opción a compra, a veces llamado opción de compra o arrendamiento con opción a compra, es cuando un inquilino tiene la oportunidad de comprar la propiedad de alquiler de su arrendador.

Para este tipo de contrato, el arrendatario paga una tarifa de opción no reembolsable y, a cambio, el arrendador le ofrece al arrendatario la opción de comprar la casa a un precio predeterminado. Si el inquilino decide no comprar la propiedad, el propietario se queda con la tarifa de opción.

A menudo, se usa una opción de compra en un contrato de arrendamiento cuando un propietario desea vender una casa o unidad, pero el inquilino potencial no califica para una hipoteca basada en un prestamista por razones tales como que el inquilino tiene un puntaje crediticio bajo o no puede pagar el monto total de un depósito.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anuncios más visitados

Comentarios recientes

    Categorías

    Cima Alquila ya!
    Alquila ya!